Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies
IFF/_MG_3065.jpg
/bfs17/_MG_2754.jpg
/bfs17/_MG_20142.jpg
/bfs17/_MG_7570.jpg
bfs16/6.jpg
/bfs17/_MG_9330.jpg
/bfs17/_MG_9537.jpg
/bfs17/_MG_8595.jpg
Barcelona Fashion Summit 2017 se celebró el 2 de febrero de 2017 en el Teatre Nacional de Catalunya (TNC). La jornada volvió a ser el punto de referencia para los profesionales del negocio de la moda en España y agotó prácticamente el aforo con cerca de 800 asistentes profesionales, la mayor cifra de público que ha registrado en su trayectoria.

Con el patrocinio de Grup Met, Salesforce Commerce Cloud, Saphir y Simon, la quinta jornada de Barcelona Fashion Summit tuvo lugar bajo el lema de Next Generation: el futuro de la industria de la moda. El evento abordó cuestiones como las nuevas formas de gestión, nuevos modelos de empresas de moda o la innovación, además de profundizar en temas como el relevo generacional, la nueva generación de líderes empresariales o el nuevo consumidor.

 

Tras la bienvenida oficial, a cargo del conceller de Empresa i Coneixement de la Generalitat Catalana, Jordi Beiget, abrió la jornada una sesión introductoria bajo el título Tres generaciones en la industria de la moda, protagonizada por Enrique ZamácolaEduardo Zamácola y Juan Lozano Zamácola.

 

La primera ponencia fue a cargo de Manuel Pavón, experto en relevo generacional. Pavón aseguró que las estructuras familiares que funcionan son aquellas que “respaldan a sus hijos para darles la seguridad suficiente para que tomen las riendas”.

 

Le tomó el relevo una mesa redonda sobre la nueva generación de líderes empresariales, en la que estuvieron presentes Tristán Ramírez, hijo de Ágatha Ruiz de la PradaJuan Suárez, miembro de la tercera generación de Joyería SuárezBeatriz González-Cristóbal, consejera de TousPaloma Lanna, directiva y miembro de la familia fundadora de Nice Things, y Borja Zamácola, segunda generación en Neck&Neck.

 

“Hay un 20% de las decisiones de una empresa familiar que no he conseguido entender, pero son las que dan singularidad a la empresa, son una línea roja”, apuntó González-Cristóbal, con trayectoria en compañías como Hermès o Bulgari.

 

Sergio Odriozola, vicepresidente de producto y merchandising de zLables (Zalando), habló sobre la creación de marca en el entorno online. El directivo afirmó que la misión de la compañía alemana no es la venta de camisetas, si no “reinventar la moda”. Y alertó de que “vamos hacia un entorno en el que el ganador se lo queda todo: un actor se come el 99% del pastel y el resto las migajas del 1%”.

 

Después del directivo de Zalando, subió al escenario el consultor Antonio Achille, de McKinsey, quien aseguró que “los consumidores ya no entrarán en la tienda por la necesidad primaria de comprar productos, sino para vivir experiencias”, en una ponencia sobre palancas de innovación en el negocio de la moda.

 

Le siguió otra mesa redonda, en esta ocasión sobre los retos de futuro de la gran empresa de moda. Participaron en ella Jaume Miquel, consejero delegado de Grupo CortefielRosa Tous, vicepresidenta corporativa de TousTony Batlló, director de expansión y franquicias de MangoAlberto Ojinaga, director corporativo de Desigual, y Javier Plazas, analista.

 

Durante la tertulia, debatieron sobre aspectos como la velocidad del cambio en una gran empresa de moda, la asunción de riesgos o los cambios en el cliente. A juicio de Jaume Miquel, la empresa de moda se “debe preocupar por la propuesta de valor y entender si está alineada con la que percibe el consumidor”.

 

Tras la pausa de la comida, se encargó de reanudar la jornada Ernesto Caccavale, director para España y Portugal de Alibaba. Según Caccavale, la compañía china puede hacer “más por el PIB europeo que los propios países”. El ejecutivo animó a las empresas españolas de moda a apostar por el mercado chino, ya que el consumidor del gigante asiático “pide, desea y quiere productos internacionales”.

 

La última mesa redonda de la jornada giró en torno a los modelos de negocio disruptivos en moda. Bajo el título de Funky business: buscando el hype en la industria de la moda, participaron Francisco Pérez, uno de los fundadores de HawkersJaime Garrastazu, cofundador de PompeiiÚrsula Ponce, impulsora de UrsulitasShanel Chellaram, de Zocöh, y Javier Jiménez, de la incubadora de start upsLanzadera.

 

En el encuentro, Garrastazu señaló que “cuando emprender con pocos recursos, Internet es la salida natural, porque la inversión es menor que la de otro canal”. “No es por disrupción, si no porque no tienes otra, apuntó”.

 

Inditex volvió a encargarse de la ponencia final. En esta ocasión, partició en Barcelona Fashion Summit Carlos Piñeiro, directivo del departamento de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) del grupo gallego. Según Piñeiro, el proyecto For&From de la compañía es “el proyecto más capaz de Inditex”, puesto que genera impactos demostrables relevantes en la salud, bienestar y autoestima de los trabajadores.

Partners
Patrocinan
Impulsan
 
Organiza